Crema de garbanzos con espirulina

Sí, lo sé. Tal vez penséis que es una mezcla extraña y que debería de dejar de experimentar ya y volver a comer como todo el mundo. Efectivamente el plato que comparto hoy con vosotros es una mezcla extraña que no parece muy atractiva a nuestro paladar por el color de la espirulina sobre la legumbre.

A mí me ha sorprendido mi experimento. La sorpresa ha sido grata. Como ya sabéis, yo realizo Ayuno Intermitente y una dieta baja (o media-baja) en carbohidratos. Eso significa en mi caso que he reducido las cinco comidas habituales a sólo dos y que pongo atención a que mis comidas están correctamente preparadas para que mi organismo pueda absorber todos los nutrientes de mis comidas. Igualmente, no consumo alimentos ultra-procesados o alimentos que directamente sepa que llevan azúcares añadidos.

En mi caso, aunque controlo el consumo de carbohidratos no me privo de consumir legumbres en mis menús. Ya sabéis que las legumbres son fuente de carbohidratos, pero a diferencia de los cereales o harinas, las legumbres son una buena fuente de hidratos de carbono debido a su alto contenido en fibras insolubres de lenta digestión. Esto es lo que hace que la liberación de glucosa sea lenta y constante. Este tipo de alimentos nos ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre, reduce los niveles de colesterol y mejora la salud cardiaca.

De hecho, he revolucionado mi manera de preparar las legumbres fermentándolas durante 8-12 horas con suero que obtengo de mi kéfir de leche casero para asegurarme de que desactivado los anti-nutrientes de la legumbre que voy a consumir. Antes sólo dejaba la legumbre a remojo en agua (sin suero) durante toda la noche y después la cocinaba.

En fin, vamos al lío. ¿Qué he hecho hoy para comer? Pues he tomado como base una receta de Crema de Garbanzos y puerros de Simple Blending, de quien soy seguidora, y la he adaptado a mis necesidades e inquietudes.

He dejado fermentar 2 tazas de garbanzos secos en agua con suero de leche durante 12 horas. Después he enjuagado los garbanzos y los he cocido. He troceado un puerroy lo he pochado en dos cucharadas soperas de aceite de oliva. Cuando el puerro ya estaba suave, he puesto los garbanzos con el puerro y he salteado la mezcla. Despuéshe echado un tarro de 250 ml de caldo de huesos casero al salteado y la puntita de una cucharadita de postre con pimienta negra. Lo he dejado cocinar. Cuando el caldo empezó a hervir, añadí otra puntita de una cucharadita de postre de nuez moscada y al minuto retiré toda la mezcla del fuego. Batí la mezcla en mi procesador de alimentos y serví en cuencos.

Me han salido dos cuencos de crema llenos hasta arriba. Uno lo he reservado para continuar con mi experimento pasado mañana. El cuenco de hoy lo he decorado con semillas de sésamo tostado y una cucharada de postre colmada de alga espirulina en polvo.

El sabor me ha encantado. Tenía en sabor umami puesto que la crema está hecha con caldo de huesos casero de 24 horas de cocción en mi Crock-Pot. Tenía una textura super sólida y consistente ya que mi caldo es puro colágeno. El sabor de la espirulina en polvo no destacaba en el plato en absoluto. Este punto me ha sorprendido mucho. Aunque la espirulina le confería al plato un aspecto extraño, realmente si nos centramos en el sabor, la espirulina tenía un sabor suave en perfecta armonía con el resto de los ingredientes. Sin duda seguiré experimentando con esta mezcla de ingredientes innovadora en mi cocina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s